Un sorbo de té

domingo, 5 de julio de 2009


Mis pasos lánguidos me dirigen al lugar sagrado donde cada día invento y creo, como una diosa mundana, un nuevo placer.
Mis ojos se impregnan de colores frescos, aromas que escapan y merodean jugando con mis sentidos que se emborrachan de sensualidad y satisfacción.
Mis dedos se regocijan diseñando el contorno suave de una fragancia, sintiendo la caricia fresca y moldeando la mezcla en un sorbo que mis labios reciben y mi alma traduce en plenitud.

2 comentarios:

Monelle/Carmen dijo...

Me ha gustado la sensualidad latente que despierta todos los sentidos. Muy bien explicada. Voy a hacerme una taza de té, me han entrado ganas.
Besitos.
Carmen

Clematide dijo...

Todo una explosión para los sentidos...pequeños placeres que no tienen precio.
¿te salió rico el té? je je je .
Muchas gracias por venir, Carmen. Besitos!

Diseño por Open Media | A Blogger por Blog and Web