Vida y muerte

sábado, 30 de mayo de 2009


El silencio es hoy mi hogar y mi refugio.

Me envuelve y me nutre.

A su lado me siento llena y vacía.

Sola y acompañada.

Lejos y cerca.

Dentro y fuera.

Todo y nada...

En el silencio duerme mi alma.

6 comentarios:

Carlos dijo...

El silencio comparte conmigo muchas horas del día y me siento bien. Además es necesario para entrar en mi y cada vez más. Es un bello mensaje que habla mucho de ti.
Un abrazo silencioso grande

Victoriano Orts dijo...

Victoriano dijo:
Precioso y profundo poema.
Sencillo y delicado como todo lo que escribes.
Es una delicia.

Clematide dijo...

Tienes razón, Carlos, para entrar en uno mismo hay que ir en silencio y de puntillas...
Un abrazo calladito....sssssshhhhh!

Clematide dijo...

Uf! poema es mucho decir, Victoriano...como mucho palabras hilvanadas con amor.
Gracias por tu siempre cariñosa intención.

Monelle/Carmen dijo...

El silencio siempre crea sentimientos contrapuestos, es algo de lo que aunque queramos desvincularlos está siempre ahí, y sin él no podríamos pasar.
Me ha gustado, tus palabras suenan muy bien, has alimentado el silencio, que a veces necesita de ese tipo de caricias.
Besos.
Carmen

Clematide dijo...

Lo que es un verdadero lujo es alimentar con tus palabras este rinconcito, Carmen. Muchas gracias!

Diseño por Open Media | A Blogger por Blog and Web