Pereza

miércoles, 5 de noviembre de 2008


Poco a poco despertó de su siesta vespertina.
En su sillón preferido se estiró despacio disfrutando con el gesto como siempre hacía. Miró alrededor, con los ojos aún entrecerrados intentando ubicarse y estudiar cual podría ser su próxima ocupación en aquella tarde lluviosa.
Entonces la vió en el sofá, leyendo una revista. Parecía despreocupada y totalmente concentrada en las páginas que iba pasando con toda tranquilidad.
Alzó la vista en ese momento y le dedicó la más amplia de las sonrisas.
-Es adorable cuando me mira de esa forma tan traviesa-pensó-
-¡Ven aquí gatito perezoso!...
No pudo resistirse, y saltó amoroso a enroscarse en su regazo.

4 comentarios:

Monelle/Carmen dijo...

Encantador micro.Así es, tal cuál cuentas, los que tenemos gatos, sabemos lo que disfrutamos mutuamente. Besos.
Carmen

Clematide dijo...

En una tarde lluviosa y fría de invierno, no hay nada mejor que un gatito mimoso enroscado en tu regazo...

Anónimo dijo...

Gracias por tu nuevo blog.
Namaste

Clematide dijo...

Gracias a tí, simpático anónimo, por tu saludo y por tu visita.
Namaste

Diseño por Open Media | A Blogger por Blog and Web